Nuevo Fort Navajo

Notas de un lector de tebeos


3 comentarios

El maldito Toison

Dentro de las manías del coleccionismo comiquero hay una variedad, la fiebre tintinófila, de la que estoy aquejado desde hace bastante tiempo, en varias de sus vertientes, la del coleccionismo de albumes del periodista del flequillo, la de coleccionar figuritas metálicas sobre todo, y la de comprar libros sobre el peronaje. No son colecciones muy avanzadas, porque abarco demasiados frentes en el campo del comic y no puedo ni quiero centrarme en ninguno en particular, pero si hacen que uno disfrute de los pequeños placeres que produce el coleccionismo.
 Actualmente mi coleccionismo de albumes de Tintin cubre muchos frentes,por un lado la edición primera en lomo de tela con los albumes con guardas de cartón grueso, tal y como en mi tierna infancia los veía en el escaparate de las librerías de la calle Sierpes, especialmente recuerdo la de Pascual Lázaro, donde nunca faltaban.Como ese coleccionismo es muy simple, tambien los colecciono en la edición del lomo amarillo en pasta dura y en pasta blanda. Ahora están saliendo con la numeración en el lomo y no puedo resistirme en comprarlos todos.
El caso es que recientemente, he conseguido un ejemplar de primera edición de Tintín y el misterio del Toisón de oro. Tampoco es nada extraordinario porque solo hubo unas cinco ediciones y no creo que se vendies mucho. Lo notable es que prácticamente está sin estrenar, no tiene ni pintadas, ni el nombre del propietario anterior, realmente el libro es un truño, yo cuando lo tuvimos en casa creo que lo leí muy poco. Me puedo imaginar la decepción del chaval que lo tuvo cuando vió que no era un tebeo sino un libro con fotografías y un relato poco afortunado. 
A mí encontrarlo y comprarlo me ha supuesto una gran satisfación, porque el recuerdo que tengo de él es siempre cerrado y reposando en la estantería, hasta que se perdió durante la noche de los tiempos…mi ejemplar de momento reposa con sus compañeros, auque creo que algún día me sentaré a ver las fotos y a leer el cuentecillo que las acompaña, o lo mismo no lo hago nunca.


2 comentarios

Porqué me gustan los tebeos (I) Las Aventuras deTintín


Supongo que como muchos, aprendí a leer leyendo los libros de Tintín. Esa edición en cartón duro, con el lomo de tela, que iba pasando de mano en mano. Con manchas de comida, descuajaringados, garabatos en las paginas. Eran libros que se encontraban en los escaparates de las buenas librerías, escaparates con mucha madera, librerías viejas hoy desaparecidas todas. En ninguna de ellas faltaban los libros de Tintín en la primera fila.

Dentro de los libros, un mundo nuevo que descubrir, con un dibujo estupendo, y aventuras en el mar, en el desierto, en el espacio. Unos libros protagonizados por Tintín casi en solitario, otros acompañados de variopintos personajes: el capitán borrachín y noble, el profesor sordo, despistado y sabio, los dos detectives tan zopencos, el perrito que bebe whisky y habla….

La historia que más me gustaba era Los cigarros del Faraón. Tenía de todo. Tintín iba continuamente de un sitio a otro y le sucedían muchas cosas: entraba en una tumba egipcia, navegaba en un ataud, se encontraba a unos que estaban haciendo una película en el desierto, se enrolaba en ua especie de milicia árabe, lo fusilaban….en fin muchas cosas. Además tenía elementos de misterio que casi daban miedo, como la tumba egipcia con esos exploradores momificados y el hueco para Tintín, periodista y para Milú, perro. Resultaban también bastante inquietantes los puros con esa vitola con el símbolo de Kih-Oskh, el manicomio indio, la reunión masónica, el fakir y el misterioso jefe tan malo….¿Y qué decir del radjaidjah? el veneno que vuelve loco.

Los personajes de apoyo tambien son muy interesantes: Filemón Ciclón, un sabio despistado que siempre dá un buen juego. El noble maharajá de Rawhajpurtalah y su joven hijo. Los Hernández y Fernández pocas veces podrán superar el listón intelectual, de este album: salvan a Tintín y a Milú en dos ocasiones de una muerte segura.

En fin, que con sus virtudes y sus defectos, este album particularmente me encantó, me sigue gustando, y es uno de los responsables de que me gusten los tebeos.


5 comentarios

La estrella misteriosa

Ya que pronto Spielbierg nos deleitará con su versión de “El secreto del Unicornio“, que impaciente espero, sería bueno hablar algo sobre el reportero belga mas famoso.
Si nos remitimos a “Las aventuras de Tintín”, casi ningún album puede decepcionarnos. Tuvimos la suerte de que Herge fuese un gran perfeccionista, y a lo largo de su vida fuese retocando y haciendo cambios menores sobre su obra, cambios que contribuyeron a engrandecerla. Siempre he fantaseado sobre la posibilidad de que Franquin hubiese retocado alguno de sus primitivos albumes de Spirou y Fantasio…¿Qué hubiese pasado??
En mi opinión, las aventuras de Tintín, comienzan a rayar a una gran altura tras la guerra mundial, con El secreto del Unicornio, mejorando considerablemente con El Asunto Tornasol, con dos obras maestras absolutas, que son Las Joyas de la Castafiore y Tintin en el Tibet, para a partir de vuelo 714 para Sidney comenzar el declive. Del resto de albumes, no son malos, quisiera destacar uno, que se publicó durante la segunda Guerra Mundial, con Bélgica ocupada por las tropas alemanas. estoy hablando de La Estrella Misteriosa, uno de mis favoritos, y que recuerdo con gran cariño de mi niñez. No me apetece hablar de este album en el aspecto de posible colaboracionismo o posible simpatía con los invasores alemanes, culquiera que haya podido leer El cetro de Ottokar, no apreciará mucho cariño por la ideología nazi. No obstante, en las primeras ediciones, los villanos son los americanos (sustituidos por Sao Rico desde 1.954) y los científicos que acompañan a Tintín son de paises del eje o simpatizantes. El caso es que Herge tenía que comer y eran tiempos dificiles.

(De Benoit Peteers: Tintin y el Mundo de Herge)

Quisiera comentar de este album, una serie de pinceladas, que lo hacen sumamente atrayente. Tiene cuatro partes bien diferenciadas, esto es, primero la parte catastrofista de sobre la colisión del aerolito con la Tierra, segundo los preparativos para la expedición, tercero el viaje en el Aurora, dirigido por Haddock y compitiendo con los de Sao Rico y la cuarta parte es casi exclusivamente Tintín en el aerolito. De todo esto, lo que mas me gusta, el el ambiente de las primeras páginas, opresivo y catastrofico, de hecho, la inminencia del fin del mundo es palpable.
Uno de los primeros signos de desasosiego es la araña gigantesca que Tintín ve en el visor del observatorio, ocupando toda la superficie del asteroide. Poco después una araña gigante similar la mostrará el profeta durante una pesadilla y por último en el islote que forma el asteroide encontraremos una araña gigante, aunque esta vez no es la “Epeira Diadema” del inicio del libro. Es todo un ejemplo de los leitmotiv, de los que Herge era un auténtico maestro.

En una calurosa y desasosiega noche, nuestro héroe va a tener sobresaltos y evidencias catastróficas, una de ellas son las manadas de ratas saliendo de las cloacas y corriendo presas de pánico, con la sensación de que algo catastrófico va a ocurrir inminentemente.
Los sobresaltos no acaban con el rebaño de ratas, unos disparos en la noche hacen saltar a Tintín, no son tales, son las ruedas de un coche que han reventado literalmente a consecuencia del calor.
Poco después una notable secuencia: Milú se queda virtualmente pegado en el asfalto, cuando Tintín va a rescatarlo se le prende en los zapatos el asfalto derretido, mientras los vecinos en pijama y en mangas de camisa en la calle, están inquietos, da la sensción perfecta que algo va a pasar. El otro elemento inquietante es Philippulus, que habíamos visto salir del observatorio, ya caracterizado como profeta y anunciando el fin del mundo….un profeta tambien bastante inquietante.
Como colofón de la parte inquietante de esa noche opresiva, el fin del mundo llega con una puntualidad exquisita. Estamos en un tiempo en el que para saber la hora exacta había que llamar a un número de teléfono , en España creo que era el 093, información horaria, y una voz robótica iba anunciando la hora. Posteriormente el terremoto en una habitación escrupulosamente canónica de lo que luego sería la línea clara.
Me gustaría tambien destacar esta secuencia, una de las mejores del Maestro Herge, en la que gráficamente y con una serie de fantásticas viñetas que por un lado muestran el navío Aurora navegando sobre la mar picada, debajo, los científicos en distintas formas de afección del mar de la mar, lo que les hace abandonar el comedor de forma vacilante y apresurada, mientras que Tintín y Haddock comen placidamente y apenas perturbados por la desbandada de los sabios. Una excelente secuencia gráfica.
Aunque el capitán Chester es un personaje muy secundario en la serie, aunque es importante, pocos personajes de la historia del comic han hecho una entrada en escena mas sorprendente, mas hilarante y mas ridícula, todo a la vez, que la que protagonizan Chester y Archibaldo Haddock… ya se veía que el capitán apuntaba alto, pero poco a poco, merced a momentos como este se convertiría en el personaje mas entrañable, mas querido y mas humano de la serie.
La penúltima pincelada que me gustaría comentar de este album, es otra secuencia de lo que podemos llamar la temperancia del capitán, que tanto juego va a dar durante toda la serie. En esta ocasión, el capitán se siente obligado a acompañar a su compañero Chester, y claro, nuestro buen Haddock se siente obligado a echar una lagrimita de Wiskhy sobre un vaso con agua mineral. Todavía no ha aparecido la marca Loch Lommond que recurrentemente será la marca de Wiskhy por autonomasia.
Por último, aunque muy inferior a las secuencias presentadas, no me he podido resistir a poner alguna secuencia de nuestro singular héroe a bordo del asteroide donde todo parece crecer desmesuradamente. ¿Porqué no lo hacen Tintín y Milú? Tambien un curioso ejemplo de los diálogos, ¿son realmente diálogos?, entre el reportero y el perro, hablan del mismo tema, pero parece que Milú le pregunta a su amo…..


17 comentarios

Quince autores

De nuevo nos hallamos ante otro interesante reto-iniciativa, los quince autores fundamentales del 9º arte. He aquí los míos:

01. Herge: especialmente las Aventuras de Tintín, en todos los albumes encontramos al menos cuatro o cinco secuencias magistrales, cuando no es magistral su totalidad. Además supo vender su obra, siendo propietario de los derechos de su personaje: la modernizó, la pulió y supo rodearse de un círculo de colaboradores estupendos.02. Andre Franquin: Otro gran autor belga. Especialmente brillante fué su época en Las aventuras de Spirou y Fantasio, con su aportación que fué el marsupilami, y ese personaje que tanto me gusta, Zorglub. Tambien las historias de Gaston Lagaffe lo harían entrar en esta lista por méritos propios. Tambien muy meritorios, aunque para mí, de menor calidad, sus Ideas Negras.
03. Jean Giraud (Moebius): nunca perderemos la ocasión de mostrar nuestra simpatía y admiración por este autor, cuya serie de Blueberry es de por sí una de las obras mas importantes de la historia del comic. Aparte de ello, lo firmado como Moebius, no le va a la zaga, especialmente las historias del Mayor, Arzack, Los mundos de Edena, y obras de menor calidad como el Incal.
04. Yves Chaland: este es otro autor que merece nuestra admiración, tanto los viajes espaciales de Adolphus Claar, los perdedores de la pandilla de Freddy Lombard, las aventuras de Bob Fish, las historias cortas de Albertito….tantos personajes en una vida muy corta, que apuntaba muy alto, con un estilo de dibujo muy característico, con especial atención a las ropas, vehículos y edificios.
05 Andre Juillard: no solo de capa y espada vive el hombre, no solo de gavilanes e indígenas del Nuevo Mundo. Aunque necesite normalmente un guionista, sus obras son estupendas, tanto las historias contemporáneas comos sus trabajos ambientados en épocas históricas. Su calidad tambien se deja ver en trabajos mas alimenticios (Blake y Mortimer), o sus portadas son un oasis en obras llenas de mediocridad (INRI-El Triángulo Secreto).
06. Milton Caniff: cualquiera de sus dos obras fundamentales Terry y los Piratas y Steve Canyon. No solo por su dibujo, sino tambien por su capacidad para contar historias y manejar la entrada y salida de personajes. Un auténtico maestro
07 Alex Raymond: quizás el mejor dibujante de todos los tiempos ahora que está de moda ese tipo de comparaciones con los futbolistas. Su Flash Gordon es de una belleza totalmente insólita con ese dibujo realista tan característico. Para dar una vuelta mas de tuerca, su Rip Kirby, es casi mejor que Flash .
08 John Byrne: una auténtico todo terreno. Ya los X-Men que realizó junto con Claremont son una obra de arte, lo mejor de la historia de los X-Men, su breve paso por los Avengers fué bastante meritorio. Salvo endiosamientos puntuales y pufos ocasionales (Spiderman), su trabajo con Alpha Flight, Hulka, Los 4 Fantásticos, etc, fué una brisa de aire fresco en el campo de los superhéroes. Toda obra de Byrne se hace interesantye.

09 Will Eisner : sobre todo la obra de Spirit, con las páginas iniciales tan impresionante que solo sabe hacer Eisner. Tambien sus otras obras son excelentes como Contrato con Dios. No solamente cuenta historias, sus personajes tienen alma. Bueno, a lo mejor Octopus no.
10 George Herriman: un gran maestro de la historieta, una brisa de aire fresco en los años 30. No se puede sacar mas partido de los vértices del triángulo. Lo ambiguo, lo absurdo, el humor, el amor, el odio, los celos, la amistad, todo esta reflejado en su obra.
11 François Bourgeon: otro gran artista contemporáneo, del que este año hemos podido disfrutar, tanto por la continuación de su serie Los pasajeros del Viento, como de su reedición en tomo junto con su otra obra fundamental: Los Compañeros del Crepúsculo.
12 Barry Windsor Smith: la verdad es que las historias de fantasía heroica nunca me han llamado mucho la atención, pero las historias de Conan el Bárbaro de Roy Thomas, son de una belleza fuera de lo común, especialmente la historia llamada Clavos Rojos. Otras historias meritorias de Smith en Avengers un episodio de la Guerra contra los dioses, y algún episodio de X-Men, donde notablemente destaco su trabajo con Lady Deathstrike.
13 Neal Adams: de Adams, casi no conozco su etapa en la DC, pues cuando se empezó a publicar en España, ya había abandonado a los superhéroes. Pero su paso por la Marvel me dejó impactado. Fabuloso fué su trabajo en los Avengers, con una Vision verdaderamente inquietante, nadie ha dibujado al androide como Adams. Tambien magistral fué su etapa en los X-Men, con personajes a su medida como Sauron, Havok y Polaris. Para mí, el mejor dibujante de superhéroes.
14 Alfonso Figueras: el mas atípico de los autores que trabajaban en Bruguera en los sesenta, aunque ya llevaba un amplio recorrido artístico. Especialmente notable fué su serie Topolino, el último héroe, con guiños a los que nos gustaban los libros de Howard y de Haggard. Tambien destacables sus series de humor gráfico en otras revistas, especialmente de género terrorífico.
15 Hugo Pratt: aunque su producción es muy rica, destacamos su Corto Maltesse, tanto por el dibujo tan simple, como sus atípicos guiones, tan interesantes, sin olvidar a los ricos personajes que pueblan la serie. Desgraciadamente, le pasa como a Herge, que su obra está excesivamente mercantilizada, ediciones y ediciones de su obra.


6 comentarios

En el Hotel Des Sommets

La viñeta de hoy es de Tintín en el Tibet. No es la viñeta mas significativa del album, pues es uno de los mejores de la serie, y ademas de la etapa mas interesante en su creatividad. A mí me impactó cuando leí este album. Tintín junto con Haddock está en el Hotel Des Sommets, un hotelito en Vargese (Saboya).
La escena discurre en la sala de estar del hotel, no hay televisión, y los huespedes descansan jugando a las cartas, haciendo rompecabezas, leyendo libros, fumando en pipa, tomando el té….Mientras tanto, Haddock juega al ajedrez con Tintín, está desarrollando una brillante estrategia que le va a llevar a jaque mate. Tintín, tras una tarde de paseo en el monte, lo que ahora se llama trekking, comienza a adormilarse, mientras tanto, en ese momento, el avión de su amigo Tchang se precipita sobre las blancas montañas tibetanas…Un sueño premonitorio….
El scan es de mi album, ya muy viejo, el único que me queda de Tintín de mi infancia, de los de lomo de tela. El resto de aventuras de Tintín, los compré de nuevo en los primeros años de la facultad. Este me ha acompañado siempre.


12 comentarios

Los 15 de la Isla desierta

Yo creo que no es plan de enrollarse mucho, he aquí mi participación en ésta magnífica iniciativa

1.-Nos llevariamos a Blueberry, santo patrón de éste humilde blog. Especialmente los episodios de Charlier-Giraud.
2.- Nos llevaríamos el integral de Camelot 3.000, verdadera joya de las miniseries, de Bolland y Barr.
3.- Nos llevaríamos a Tintín, el noble reportero del incomprendido Georges R.Si nos obligaran a elegir una obra del reportero, nos llevaríamos ésta.
4.- Nos llevaríamos los episodios de Dreadstar que publicó Forum, del maestro Starlin. los de Luke McDonnell, definitivamente no, los de Angel Medina, si acaso, para ver los dibujitos.5.- Cada maestrillo tiene su librillo, y estaría feo, no llevarse nada del Maestro Franquin. Gastón el Gafe, quedaría perfecto. Fuera cursilerías de Tomás el Gafe.
6.- Si la isla no es entretenia como la de “Perdidos”, y nos pueden la depresión y el hastío, el humor mas bestia de la rata Kebra de Tramber y Jano, nos puede venir bien.
7.- Todos los años hay que leer ésta serie, “Los Compañeros de Crepúsculo”, y disfrutar del dibujo de Bourgeon.
8.- Otra obra de Bourgeon que no puede faltar, Los pasajeros del viento, una obra maestra, ahora editada en tocho gordo.
9.- Hemos manifestado en mas de una ocasión, nuestra admiración al malhadado Yves Chaland, no podemos marcharnos si sus “Obras Completas” de Glenat, aunque solo hayan publicado dos volumenes.
10.- De otro que siempre nos ha gustado, Juillard, nos llevaremos ésta obra maestra, “Las siete vidas del Gavilán”.
11.- Sin que se nos vea mucho el plumero, otro Juillard. prosiguen las aventuras del a bella Ariane en “Pluma al viento”. La capa y espada nos puede.
12.- Éste no es de capa y espada, pero como si lo fuera. V de Vendetta de Moore y Lloyd, un personaje (o personajes) que dan mucho para la reflexión.
13.- Le hemos dejado exprofeso, ese simbólico número, Watchmen de Moore y Gibbons, admite tambien muchas lecturas, en cada una deteniendonos en un personaje.
14.- Mucho se puede decir de Milton Caniff, su serie Steve Canyon es la mas longeva, y contiene propuestas bastante interesantes. Eseuve editó un buen puñado de números (29 creo recordar).
15.- El menos brugeriano de los personajes, en los tempranos setentas, Topolino el último héroe, recogido en una aceptable edición de Astiberri.