Nuevo Fort Navajo

Notas de un lector de tebeos

La saga de la tablilla

Deja un comentario

 

La saga de la tablilla

Una de mis historias favoritas de todos los tiempos de Spiderman es la Saga de la tablilla. La causa de esto es que tiene una serie de ingredientes que la hacen muy interesante. La primera es digamos la modernización icónica de los personajes, tanto en el aspecto gráfico, por señalar algo, el peinado a la permanente de Mary Jane o bigote de Harry a lo Fumanchú, y por otro lado una serie de personajes mas o menos comprometidos con causas mas o menos loables, como el activista Josh, y su lucha por conseguir dormitorios para alumnos con menos recursos. El activista Josh se llevará el apoyo de Randy Robertson,  personaje bastante irrelevante en la serie. En cuanto al elenco de personajes de “apoyo” cobran bastante protagonismo el capitán Stacy y el propio Robertson. Y los tebeos empiezan a ser un reflejo de el descontento de la juventud a finales de los años sesenta.

En cuanto a los villanos y superpersonajes, entran y salen muchos, pero sobre todo el Kingpin está presente durante la fase inicial, luego el Shocker, Mercurio y la Maggia con Silvermane y el Hombre Montaña Marko, estos dos últimos son los personajes mas interesantes. Bueno, realmente esto no es lo interesante, lo interesante es el desenlace final, en el que John Romita realiza una bellísima secuencia mientras Silvermane se va rejuveneciendo hasta que literalmente es borrado del mapa, en ese momento cierra con una viñeta  compuesta en la que se aprecia la expresión de pesadumbre de Spiderman, en lo que se puede expresar un superhéroe disfrazado, mientras que en un aparte dice Y el premio será suyo… eternamente. Un conjunto para mí capaz de rivalizar dignamente con la clásica imagen de Romita padre del disfraz abandonado en la basura, quiero decir que el traje tirado en la basura no es lo único que dibujó Johnny Romita.

Este podría haber sido un mas que digno colofón para un villano como Silvermane, desgraciadamente, lo malos guionistas resucitan continuamente a estos personajes, demostrandonos lo mediocres que pueden ser. Está de más la parodia esa robotizada de los años 80 en las colecciones auxiliares del personaje. Mediocres guionistas.

 

Anuncios


3 comentarios

Gloriosos finados (I)

La muerte de un personaje siempre ha sido algo especial, aunque en los ultimos tiempos hay un verdadero abuso de este tema, tanto como que ha sido parte del éxito de una serie de televisión (lost-Perdidos), y tambien el recurso de los mediocres: vamos a anunciar que en el número tal uno de los personajes morirá…y no me refiero a la tía May de Peter Parker.
Tan desagradable como matar personajes al tun-tun son las resurrecciones al tun-tun…si está muertos, pues por coherencia, que descansen en paz.
Bueno. hoy quiero destacar la muerte de un personaje secundario en los Vengadores (que están de moda con eso de la película), un personaje quizás secundario con poderes chunguillos, nada mas que una espada que lanza rayos. Pero a mí era un personaje que siempre me había caido simpático, por un lado era muy chuletilla, tenía unas buenas interacciones con Ojo de Halcón, y lo que es mas importante, para jugar a ser el Espadachín, con cualquier cosa que pudiese asemejarse remotamente a una espada servía (especialmente las reglas de 50 cm de dibujo).
Pues nada, después de ser brevemente uno de los primeros Vengadores, y después de mucho tiempo combatiendolos, nuestro personaje se une de nuevo al grupo de superhéroes y poco después, de forma, un tanto precipitada, cae más o menos gloriosamente durante la mítica saga de la Madonna Espacial, apenas llorado por sus compañeros.